Jornada «Cómo hacer realidad un modelo de fabricación avanzada» en Valencia

Nuestras empresas están viviendo una importante transformación de la mano de los cambios en la demanda, que con frecuencia se traducen en la exigencia de niveles de personalización y agilidad extremas. El paradigma Industria 4.0, que ha irrumpido con fuerza, posibilita dar respuesta a estas exigencias del mercado.

La transformación implica cambios productivos, logísticos, socio-laborales y de captación y gestión del conocimiento, … que es imprescindible abordar con estrategia y visión global. No debemos caer en el error de pensar sólo en la digitalización: por sí sola no garantiza el salto en competitividad requerido aunque sea un aspecto fundamental.

Alfonso Ganzábal, Director general de Sisteplant, destacó que la digitalización no un fin en sí misma sino un medio para mejorar la competitividad de las empresas. En el camino hacia la industria 4.0 habla de tres las palancas que hay que activar y todas ellas tienen la misma importancia: tecnología, digitalización y personas. Además, destacó que el proceso debe hacerse con sentido común, avanzando en los tres ejes de una forma equilibrada para no correr el riesgo de “poner excesivo énfasis en la tecnología porque la industria 4.0 va más allá de la digitalización y sin las personas sería imposible efectuar el proceso”.
Recomendó seguir tres fases en el proceso de transformación: en primer lugar, tener control sobre las operaciones en planta; a continuación, trabajar sobre el conocimiento de las variables que afectan a los indicadores; y en tercer lugar, dotar a los procesos de capacidad de autorregulación por medio de la tecnología.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies