La fábrica del futuro pasará de corregir fallos a evitar que los haya

El director general de la compañía señala que las instalaciones de los próximos años se caracterizarán por ser eminentemente predictivas.

Sisteplant es una compañía española fundada en 1984 que nació con el objetivo de impulsar el desarrollo de un tejido industrial competitivo en un momento en el que se estaba produciendo un reajuste de la actividad del País Vasco.

Alfonso Ganzabal, director general de la firma, cuenta en una entrevista con D+I que, actualmente, la empresa se dedica a mejorar los procesos de sus clientes en tres vertientes: organización (optimización y cambios de metodologías), digitalización (transformación digital de una firma) y equipo humano (formación en nuevos métodos y procesos).

Todo ello se puede aplicar a diferentes finalidades dentro del ámbito industrial, aunque desde la compañía precisan que no solo están centrados en este campo, sino que tienen en marcha proyectos con grandes enseñas de otras áreas como la energía, la automoción o la aeronáutica.

Ganzabal explica que, sea cual sea el sector de aplicación de sus usuarios, lo importante a la hora de tratar con cualquier empresa es saber discernir en qué momento se encuentra, ya que, en función del mismo, variarán sus necesidades.

Así, el directivo señala que hay empresas en las que el foco se pone en la resolución de sus problemas de trazabilidad, mientras que en otras es necesario centrarse en la reformulación de su cadena de producción en base al nuevo mercado.

Por ejemplo, entre sus casos de uso se encuentran firmas que tienen instalaciones diseñadas en un momento en el que la producción se hacía de forma masiva y que, ahora, tienen que modificarse porque el mercado ha cambiado y la demanda es más reducida y customizada.

Según precisa el director general, Sisteplant ayuda a estas enseñas a reorganizar sus procesos de fabricación para optimizar costes.

A la par, otro de sus proyectos pasa por monitorizar las prácticas de las empresas para identificar dónde están las pérdidas de valor y enseñar a las organizaciones la forma de mejorarlas.

El directivo también apunta que llevan a cabo proyectos más complejos centrados en la predicción, donde aplican tecnologías novedosas como los gemelos digitales o la inteligencia artificial para la toma de decisiones.

En este sentido, Ganzabal señala que la clave está en resolver los retos que afrontan las compañías y, por otro, en ser capaz de ver lo que viene, algo que las firmas en sí mismas muchas veces no pueden hacer porque están muy metidas en su día a día.

El directivo afirma que, actualmente, las fábricas integran una parte física y otra digital que son imposibles de separar y que permiten introducir factores predictivos que avancen qué es lo que va a ocurrir.

La fábrica del futuro será predictiva

Así, uno de los conceptos que más maneja Sisteplant es el de la fábrica del futuro que, según cuenta Ganzabal, empezaron a traer a colación hace casi una década y que cada vez está más cerca del presente. 

El director general de la firma señala que una de las características principales asociadas a este término es la capacidad de predecir los movimientos. 

«Será, fundamentalmente, anticipativa», resume. Así, explica que se pasará de analizar el producto resultante para corregir los errores a ser capaces de saber de antemano qué parámetros hay que modificar para evitar que haya fallos próximos. 

A la par, otro de los puntos fundamentales de las instalaciones del futuro tendrán que ver con las personas, tanto en la parte de toma de decisiones como a nivel de cliente, que verá cómo sus necesidades se ponen en primer plano y los productos que obtiene se emiten con un alto grado de personalización.

La innovación como clave

Ganzabal explica que una de las patas que sustentan la consecución de esta fábrica que viene es la innovación, ya que estará basada en conceptos y tecnologías avanzadas. 

El directivo precisa que la inversión I+D+i es, de hecho, una de las preocupaciones principales para su compañía, que dedica el 20% de su facturación a este campo.

Esto se traduce, según cuenta, en asegurar la evolución en un contexto tecnológico que se mueve continuamente y en trabajar en proyectos a largo plazo que permitan anticipar las líneas disruptivas.  

Ganzabal precisa que este camino entraña riesgos que, en ocasiones, dan como resultado nuevas funcionalidades y otras, sencillamente, sirven para comprobar que hay caminos por los que no deben seguir.

«Intentamos hacer ver a nuestros clientes que la inversión se tangibiliza en resultados de negocios directamente», apunta. Y es que, según él, las compañías han empezado a interesarse por este concepto porque «les está dando resultados».

Así, explica que, cuando invierten en herramientas que terminan por mejorar los costes o los plazos de sus clientes y, por tanto, generan beneficios, ellos mismos siguen apostando por este concepto porque son capaces de ver el retorno que supone.

La predicción como elemento resolutivo

Ganzabal explica que la innovación va ligada a los grandes drivers que afectan al mercado y, en este caso, precisa que hay dos que han ganado protagonismo tras la pandemia y la guerra en Ucrania: la fragilidad de las cadenas de suministro y la energía, que siempre ha sido importante, pero que últimamente es un factor crítico.

Estos dos puntos, según explica, forman parte de los proyectos futuros en los que están trabajando desde Sisteplant.

Así, añade que la predicción vuelve a situarse como un elemento clave para su resolución, tanto para poder adaptar la producción a las necesidades de cada momento en el caso del primero como de optimizar el patrón de consumo energético de una compañía (en costes y sostenibilidad) en el caso del segundo.

Con la mirada puesta, aún más, en el futuro, el director general de Sisteplant precisa que las tendencias tecnológicas a las que habrá que prestar atención en los próximos años tienen que ver con la hibridación entre el mundo físico y digital, así como en el desarrollo de la inteligencia que ayude a las personas a interactuar con un entorno complejo.

Fuente: El Español

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies