La apuesta del sector alimentario español por la industria 4.0

Sisteplant considera que la evolución hacia el paradigma 4.0 resulta crucial hoy en día para alcanzar los retos a los que se enfrenta el sector.

Según los datos del Informe de Agricultura Ecológica 2018, del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, la superficie de agricultura ecológica se incrementó en España un 8% con respecto al año anterior, y lo mismo hizo el número de operadores biológicos en un 6%. Las industrias ecológicas, además, han registrado un importante crecimiento: un 15,13% las de producción vegetal y un 5,65% las de animal.

Desafíos como el aumento de la producción y la demanda de productos ecológicos y la exigencia de unos mayores estándares de calidad por parte de los consumidores, sitúan al paradigma 4.0 y la innovación como la gran oportunidad para el sector.

Además, en 10 años (2008-2018) la superficie ecológica ha crecido en casi un millón de hectáreas lo que convierte a nuestro país en el que más terreno dedica a esta industria. La demanda, además, mantiene una tendencia claramente alcista: el gasto per cápita se ha duplicado en el último lustro (2013-2018) y se ha situado en 46,5 euros por habitante y año. Es todavía una cantidad baja, pero continuará creciendo.

Según ha señalado la CEO de Sisteplant, Ana Santiago, “estos datos muestran que la industria alimentaria ecológica se encuentra en plena expansión. Y los valores imperantes en la sociedad hoy en día continuarán impulsándola”. Para Santiago, “la explosión que está experimentando exige una serie de cambios para poder mantener los estándares de calidad en la producción de los alimentos, a la vez que se incrementa la eficiencia y la rentabilidad de un proceso que resulta bastante más costoso que el de los productos no ecológicos. La fabricación avanzada, que va un paso más allá de la industria 4.0 se presenta, sin duda, como la mejor opción”.

Los modelos de Fabricación Adaptada permiten establecer el control absoluto del proceso productivo para crear fábricas inteligentes que, por medio de Machine Learning, puedan predecir fallos, adaptar la actividad a la demanda real de forma flexible, y optimizar los parámetros productivos garantizando que la producción sea robusta y con calidad Cero Defectos. Esto es, que los propios sistemas puedan prever y evitar fallos en la fabricación.

Sisteplant ha detectado esa necesidad en su trabajo diario con empresas del sector alimentario.

Durante años, ha desarrollado proyectos orientados a mejorar la agilidad y productividad de todo tipo de procesos, en empresas como Grupo Lactalis, Primaflor, Idilia Foods y Fini.

Fuente: Interempresas

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies