Alba Sánchez, Ingeniera de proyectos de Sisteplant en Brasil, se mudó a Sao Paulo gracias al programa de internacionalización de la empresa vasca Sisteplant

Brasil vive aún la resaca de los carnavales. Sólo Río de Janeiro congregó a unos 900.000 turistas para vivir su festividad más importante del año. Música, jolgorio y mucho ritmo invadieron las calles de todas las ciudades brasileñas de forma ininterrumpida. De eso puede dar fe Alba Sánchez, que empezó 2015 a ritmo de samba, al trasladarse a Sao Paulo para trabajar en la filial que tiene allí la empresa vasca Sisteplant. «Duran más de un mes. Están los ‘precarnavales’, los carnavales y los ‘postcarnavales’. Todos los días tienes ‘blocos de Rúa’, que son pequeños desfiles por las calles con grupos de gente bailando y cantando», asegura. Pero esta vizcaína nos quita la idea preconcebida de que esta fiesta se sigue a través de la televisión. Es mucho más. «Para ver los espectáculos tienes que comprar entradas con bastante antelación para verlos desde el sambódromo», aclara.

Nunca se imaginó disfrutar de una celebración como esta y menos en el país por excelencia. «Por supuesto que tenía curiosidad por trabajar en el extranjero. Tal y como está la situación laboral, es lo primero que te empiezas a plantear, pero nunca pensé en un destino como Brasil». De hecho, su primera experiencia fuera fue en Alemania. Tras finalizar la licenciatura de Ingeniería Técnica Industrial en Electrónica Industrial y realizar prácticas, se fue a Colonia. Pero allí duró sólo tres meses, cuando le llamaron de su actual empleo en Sisteplant.

Continuar leyendo en El Correo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies