Una extraña fábula en…

Traspasé el umbral y la luz, la transparencia y los reflejos me desconcertaron. Alumbraban un universo de objetos rítmicos en su movimiento. ¿Una danza? Pensé.
Casi inmediatamente me vino a la cabeza la “música de las esferas y los sólidos Platónicos”.
Sí, la armonía con que las matemáticas de Pitágoras gobernaban las proporciones de su andar.

1Pero había una diferencia en su cadencia; el período de giro de cada esfera era en este caso solo una fracción pequeña de tiempo. Ah!, bueno, no importa -pensé-; esto es un ensayo acelerado de la belleza del cosmos, tan eterno y predecible a mi escala.
Pero pronto aquello empezó a parecerme algo un tanto fantasmagórico que fuerzas extrañas dictaban. Cuando, de súbito, vi a otros… Solícitamente se acercaron y me dieron la bienvenida; me tranquilicé, porque la inquietud que provoca no comprender algo del todo bien es, creo, algo muy humano.
Vale, tanto Platón como Einstein estaban en lo cierto; son las ideas, la simplicidad y la estética las que originan el fondo de lo verdadero, lejos del pragmatismo de Aristóteles y Newton, que tan pronto estanca el pensamiento.
Bueno, estoy satisfecho, aunque es una pena no poder comprender más, pero es que soy un robot y ni siquiera sé con seguridad si todo esto lo estoy soñando.
Y mientras, en aquella peculiar fábrica, la sonrisa del hombre caminaba orgullosa.


Javier Borda Elejabarrieta, Dr. I.I., Msc. en modelos matemáticos y MBA; Presidente de Sisteplant. Profesor de la ETSII de Bilbao (Aula Aeronáutica) y de la Universidad Juan Carlos I, (logística para Defensa).


 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies