Breve nota sobre… “Las fábricas de electrodomésticos y sistemas para la vivienda”

Están siendo tiempos duros debido a la dura caída del mercado de nueva construcción de viviendas, y a la competencia de países emergentes. Aguantan mucho mejor aquellas empresas que tienen productos innovadores y con una imagen de marca asociada a estatus, estética y calidad durable (“bonitos, sencillos e indestructibles”). Y esto es mucho más que microelectrónica por doquier. El exceso de sistemas y sensórica convierte a un producto que puede ser mecánicamente fiable por mucho tiempo, en un instrumento frágil e inseguro y frecuentemente difícil de entender.

electrodomésticosEl producto es esencial para sobrevivir en países como el nuestro, y cuando decimos “producto” es algo fiable, robusto, estético, de cierto estatus y bastante personalizado. Entonces, es imposible competir bien apostando más en fabricación, sobre todo si ésta última se orienta a “la alta automatización”, lo que implica, en general, dificultad para hacer series cortas. La fabricación en masa, si además actúa sobre un producto mediocre, nos lleva a la ruina.

electrodomesticos2

Figura 1: Hexaedro

Así pues, el producto es esencial, pero un producto de futuro será, además de “bonito, sencillo e indestructible”, bastante particularizado en su diseño estético, llegando casi a la individualidad del cliente que compra. Y la fabricación aquí no es en masa, sino más bien “ultra-flexible” y adaptativa, cumpliendo con el difícil equilibrio que suponen los vértices del hexaedro que se representa en la FIG. 1. Todo un arte de ingeniería de producción que requiere una aproximación al problema que no es la que normalmente se aplica de “primero reducir costes automatizando hasta el límite técnica y económicamente viable y luego hacer el resto lo mejor posible”. Al contrario, el orden de prioridad es más bien éste:

  1. Conseguir SixSigma en capacidad de proceso “a la primera”; tema vital especialmente para la innovación en el producto y su valor añadido tecnológico y fiabilidad a largo plazo. Esto es porque la reducción de tolerancias de diseño es entonces posible sin más coste apreciable.
  2. Flexibilidad (F): tiempos de cambio de muy pocos segundos por la altísima diversidad de la particularización.
  1. Polivalencia (P): para tolerar cambios en diseño que van a ser casi continuos y concurrentes.
  2. Automatización (A): la justa para no chocar con lo anterior.
  3. Velocidad del proceso, lo menos importante.

El diseño en sí tiene también su clave para progresar hacia una imagen de marca, y esa clave es la creación de un flujo de valor generalizado en las personas de desarrollo de producto-proceso, distribuyendo el conocimiento tecnológico y de mercado entre ellas. La creatividad y originalidad de soluciones factibles y competitivas se multiplicara. Detalles de cómo articular esta organización particular pueden verse en el artículo titulado “Agilidad y calidad extremas en el diseño e industrialización de productos complejos con alto contenido en innovación tecnológica”,o en el grupo de Linkedin La fábrica del futuro”.

En este contexto, los sistemas de montaje integral en pequeñas células flexibles de electrodomesticos3personas y robots es el modelo ideal para lograr fabricar en serie prácticamente unitaria. Este modelo, que se utilizó en una planta de lavavajillas en el País Vasco en los 80s, po dría haber sido un importante avance, pero fracasó por un foco inadecuado; sólo se prestó atención a tener un contenido de trabajo mayor por persona, que motivara y mejorara la calidad. Esto es correcto y una base de la fábrica del futuro, pero no es suficiente. ¿Por qué?

electrodomesticos4Si no se hace nada desde el punto de vista del soporte de tecnología de fabricación, el contenido de mano de obra por aparato simplemente crecerá por efecto de la falta de repetitividad de tareas. El modelo de estas células de montaje pequeñas es ideal para el producto personalizado de alto valor añadido tecnológico que comentábamos, pero hay mucho que hacer en ellas aplicando el concepto de automatización acotada flexible del hexaedro de la FIG. 1, de forma que se logre un contenido de trabajo manual menor, o en el límite, igual al de una línea de montaje clásica y larga “world class”. A considerar la robótica antropomórfica o humanoide por su versatilidad, ahorro total de utillajes específicos y clima positivo que produce en las personas.

Otro elemento importante de la fábrica del futuro en el sector de electrodomésticos es la proactividad de la organización, lograda con una distribución de la inteligencia tecnológica hasta el nivel de los operadores. Se trata de articular todas las iniciativas de mejora alrededor de las realmente importantes, subordinándolas, y de hacer que la ingeniería a corto esté cerca del y en el operador en una parte. La táctica es obtener en la célula unos retos técnicos frecuentes y preplanificados alrededor de esas mejoras, y con el liderazgo de los operadores.

En nuestra metodología tecno-i-plant esto se logra a través de la gestión de los ciclos integrados de mejora radical-continua que apalancan resultados-conocimiento-formación y motivación continuada gracias al dominio técnico. Su diseño y fases son importantes (ver FIG. 2) y también la utilización de un software de ayuda a su gestión y a la del conocimiento que generan (Promind®).

Cuando los ciclos de trabajo de los operadores son mucho más ricos y variados, porque trabajan en esas células flexibles de montaje, la utilización de estos ciclos y de la metodología tecno-i-plant tiene mucho mayor sentido.

electrodomesticos5

Figura 2: Ciclos integrados de mejora Radical (MR) /mejora Continua (MC)

Finalmente está el concepto de lay out y estética de la planta. Lo natural, para fabricar un producto con las características que hemos mencionado, es una sintonía entre éste y el “dónde se fabrica”. Estética, sencillez y fiabilidad en el primero llaman a belleza, habitabilidad, confort, flujos compresibles y reconfigurables, y capacidad de fabricación con SixSigmas en el segundo. Este último punto, como ya hemos comentado antes, es una condición imprescindible para lograr un producto fiable “eterno”. El control de calidad electrodomesticos6nunca puede suplir una capacidad de proceso mediocre, porque siempre se escapará algo y porque, aún más estratégico, no se podrán obtener las tolerancias estrechas que están detrás de cualquier producto durable, fiable y de “Clase A”. Posiblemente, esta capacidad SixSigma es lo más difícil de conseguir, dada la variedad de materiales que se emplean, su diversidad de procedencias, y el stack (acumulación) de tolerancias en el montaje. Es impensable alcanzarla sin una consideración de los proveedores como “una parte más de mi proceso”, y sin tener en cuenta que lo muy barato acaba siendo lo más caro.

Además de este SixSigma, otros elementos importantes para el concepto físico de la planta del futuro son los siguientes:

  • Lay outs reconfigurables y modulares, operándose en las cabeceras que alimenten al montaje con células virtuales, que son agrupaciones temporales lógicas (no necesariamente físicas) de máquinas y procesos para sincronizar flujos (FIG. 3). Es un reto interesante poder mantener el funcionamiento lo mas concurrente posible de varias de ellas.
  • Reconfigurabilidad también, y en “tiempo casi cero” de las células de montaje, incluida su automatización selectiva.
  • Acristalamiento, visión diáfana y limpia, luz natural e incluso naturaleza interior, real o virtual.
  • Robótica humanoide selectiva.
  • Limpieza y ecología escrupulosas.

Cuando una planta es nueva todo esto es más sencillo, sin embargo es obvio que puede hacerse mucho en una fábrica que ya opera, porque en general, los procesos y medios no son “pesados”.

Si realmente he creado un producto que es sostenible en una planta occidental, con los rasgos que hemos comentado antes, el valor que conlleva se tendrá que notar en un precio diferencial mayor en el mercado, si no, no será un auténtico valor y estaré errando en las operaciones de diseño y fabricación.

Así pues, la combinación de estrategia de producto-proceso-organización avanzada es la que vale. El producto “Clase A” logra el precio diferencial, porque hay funcionalidad, estética, estatus, imagen y fiabilidad, y esto se traduce principalmente en una mejora del ratio de

electrodomesticos7
Y el proceso versátil y organización avanzada, como los hemos descrito, logra apoyar al margen mejorando el ratio de

electrodomesticos8

 

El producto margen por rotación nos da el resultado que garantiza la supervivencia: el ROI = Beneficio/Activos.

Esta es la estrategia económica del modelo de fábrica avanzado en electrodomésticos y afines.

Autores:

Javier Borda Elejabarrieta, Dr. I.I., Msc. y MBA; Presidente y C.E.O. de Sisteplant. Profesor de la ETSII de Bilbao (Aula Aeronáutica) y de la Universidad Juan Carlos I, (logística para Defensa).

Ana Santiago Giménez-Bretón, I.I., MBA, Gerente Sisteplant Engineering, Profesora Universidad Juan Carlos I, (logística para Defensa), Profesora en la Universidad de Sevilla (gestión de Mantenimiento).

Angel Hernán, I.I., Gerente de GoldGym de Sisteplant. Profesor de la ETSII de Bilbao (Aula Aeronáutica)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies